Noticias

19 diciembre 2017

Mil demonios

Han pasado casi tres meses desde la publicación de ‘Salvavida (de las balas perdidas)’, nuestro último disco, y hemos decidido escribir unas palabras sobre cada canción para compartir con vosotros detalles del proceso creativo que quizá os resulten interesantes. Cada texto va acompañado de una ilustración hecha por (etiquetar a Pedro).

Mil Demonios

Cuando empezamos a escribir un disco nuevo las canciones no tienen letra. En otras bandas funcionará de una manera y en la nuestra va así: Primero hacemos la música, incluyendo una melodía de voz que se canta en un “idioma” inventado (que hasta ahora solía parecerse al inglés). Eso conlleva que las frases tengan una u otra duración y las palabras tengan más o menos sílabas…condiciona el fraseo  y hasta la entonación, porque cada idioma tiene sus propias características, métrica, vocales más usadas, etc.

Desde que empezamos lo hemos hecho así, porque tenemos la teoría de que si la voz se compone desde el primer momento en castellano, las palabras, las estructuras y el estilo en general van a tender a parecerse (lo quieras o no) a otras formas de cantar que ya has escuchado y se han quedado en tu subconsciente. Para hacer este disco no queríamos repetir fórmulas, lo que supuso tomar conciencia de cómo veníamos haciendo las cosas para ver por dónde podíamos avanzar o experimentar. Y lo primero que decidimos fue cambiar el idioma en el que íbamos a cantar las melodías vocales, que pasarón del “inglés” al “francés”, uno de los puntos en los que la influencia de la música popular francesa se ha dejado notar en el álbum. Ese cambio marcó las primeras canciones que compusimos: ‘Vals de muchos’, ‘Una canción para no decir te quiero’, ‘O Naufragar’, ‘Los locos son ellos’ y ‘Mil Demonios’. El sonido, los ritmos, las melodías de clarinete y acordeón, los arreglos de mandolina, banjo y guitarra…para nosotros esos temas formaban la “parte francesa” del disco, aunque con el paso del tiempo acabaron creciendo en diferentes direcciones.

‘Mil Demonios’ fue muy importante dentro del proceso creativo porque fue de las primeras que compusimos y de alguna forma, ayudó a señalar el camino a seguir. Tenía una estructura clásica, era una canción directa, con ritmo, con una melodía reconocible, un estribillo que nos llenaba y ese toque melancólico de la música del país galo. Después de un tiempo dándole vueltas a la estructura surgió la idea de añadir esa parte instrumental del final, que está inspirada por la música balcánica. Decidimos grabar una tuba y un violín trompeta en ese pasaje para acercarlo a los sonidos del este de Europa y dimos por cerrada la canción.

En cuanto a la letra, en ‘Salvavida’ encontramos historias de carácter social / colectivo y otras más introspectivas, que giran en torno a sentimientos de carácter personal / interno. ‘Mil Demonios’ forma parte del segundo grupo. Desde el comienzo intenta deliberadamente hablarte de algo que no habíamos contado antes, creando un paisaje que será diferente según el oyente pero que acaba aludiendo a lo mismo, a esos demonios internos que las personas llevamos dentro, a esa carga con la que caminamos, a los miedos que habitan en nosotros, agazapados pero siempre preparados para asomar. ‘Mil Demonios’ pretende describir un panorama sobre el que planea la catástrofe, que siempre parece inminente pero sin embargo no acaba de llegar nunca. El estribillo es una declaración (¿o confesión?) de alguien que lleva demasiado tiempo viviendo en ese escenario y está cansado de esperar a que suceda la catástrofe, cansado de escuchar los susurros de sus demonios, cansado de la tristeza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies